Así se pierde el voto de una mujer…..


Ayer, 8 de marzo, las congresistas dominicanas tuvieron la brillante idea de hacer una actividad de peso, apropiada a la presente coyuntura electoral.

Convocaron a todos los candidatos a la presidencia de la República a exponer sus líneas programáticas en lo concerniente a las cuestiones de género, en el evento La Igualdad Real entre Mujeres y Hombres en los Programas Electorales.  Comenzando con Danilo y siguiendo con Max Puig, Julián Serrulle, Guillermo Moreno y Eduardo Estrella, le tocaba a Hipólito cerrar el encuentro.

Todos los candidatos fueron allí a hablar de la mujer en sus programas electorales y a responder las preguntas que les hicimos. Todos habían confirmado su presencia con mucha antelación al encuentro que se constituyó en la actividad más trascendental de este 8 de marzo en la República Dominicana.

Soy mujer, madre, abuela, esposa, trabajadora, librepensadora feminista, no alineada ni militante en ningún partido, intelectual y artista, con una vida productiva en todos los órdenes, desde el profesional hasta el familiar. Como escritora, hay de mí también una parte pública de la que no reniego y trato de ser firme en mis posiciones y transparente y veraz en lo que promuevo, porque precisamente lo que escribo es mi única manera sincera y efectiva de hacer la resistencia.  De modo que estaba allí para escuchar de esos hombres que participarán en la contienda electoral lo que, en mi condición abarcadora de todas las categorías con las que me he etiquetado, me interesaba saber. Creo que hay que votar en las elecciones, porque tenemos la responsabilidad de decidir lo que mejor nos convenga. Para mí, la posición con respecto al género es de primer orden y felicito a las organizadoras de ese evento por proporcionar la UNICA plataforma, la única tribuna, en la que los candidatos pudieron exponer sus planes en relación a lo que a nosotras las mujeres nos conviene.

En un país donde en la vísperas del Día Internacional de la Mujer  fueron asesinadas cuatro por sus parejas o ex parejas, con una tasa de desempleo del 23.2% versus un 9.8% de la masculina, con porciones irrisorias de las cuotas que se refieren a la toma de decisiones (ministerios, congreso, ayuntamientos) y uno de los más altos porcentajes de morbilidad materno infantil de toda nuestra región, lo que esos hombres iban a decir allí con respecto a la violencia, la igualdad real, la paridad, la salud reproductiva, la discriminación, los presupuestos, etc., para mí era fundamental en miras a las elecciones que se avecinan y a mi voto consciente.

Esperé hasta las 4:00 p.m., hora en la que estaba confirmado el Ing. Hipólito Mejía, UNO DE LOS DOS UNICOS CANDIDATOS CON POSIBILIDAD REAL DE LLEGAR A LA PRESIDENCIA (aunque esto no sea lo que va a determinar mi voto, desde luego), para saber qué tenía para nosotras en su plan de gobierno. Mi indignación, compartida con casi todas las mujeres que estábamos participando en esa actividad, fue mayúscula al enterarme de que, a pesar de haber asegurado su participación con mucha antelación, Mejía había decidido a última hora no atender a la convocatoria, enviando a su candidato a la vice, Abinader, a representarlo. El expresidente había decidido a la franca y sin remordimientos, que ir a una marcha de mujeres con calderos vacíos era más conveniente que ofrecernos cualquier tipo de respuesta por sí mismo, privilegiando el populismo, el campañismo cada vez más irritante, la demagogia de ir montado en una jeepeta manoteando a diestra y siniestra (donde el 90% de las mujeres involucradas en esa “actividad” del 8 de marzo no pudieron ni siquiera verlo) e interrumpiendo el tránsito vehicular en horas pico de un día laborable con la respectiva disco light.

Para mí, la ausencia de Hipólito Mejía en la actividad más importante para un candidato presidencial en el Día Internacional de la Mujer, ES YA SU POSICION CON RESPECTO AL GENERO.

Si consideró el exponer sus opiniones y sus propuestas de soluciones a las inmensas problemáticas que agobian a la mujer dominicana como un asunto de segundo orden, mandando a su segundo a hablar por él y me imagino a responder las respuestas que sólo a él estaban destinadas, es porque en efecto no tiene la más mínima idea de lo importante que es el tema.

Indignadas, las mujeres que fuimos allí con una razón de peso, nos marchamos de la actividad  como respuesta a su falta de respeto, cediendo nuestras sillas a la claque de blancas enfraneladas y encapuchadas que vinieron a hacer el bulto del aplauso. Si Hipólito no podía disponer de 30 minutos para mirarnos a la cara y hablar en serio, significa que todo lo que pudiera haber planteado se convertiría irremediablemente en las usuales promesas sin consecuencias en un hipotético período de 4 años de gobierno.

No es el tiempo ya de conseguir votos simplemente sacudiendo banderas y haciendo bulla en las calles. Ni en la República Dominicana ni en ningún otro lugar del mundo el momento histórico está para eso.  Estamos acostumbrados al machepismo, a la vocinglería, a la interrupción de nuestra siesta en un domingo y a que las fuerzas se midan así: en el espanto del tumulto y en la cultura de ausencia de posiciones contundentes.

Todos los candidatos a la presidencia,con la notable excepción del que se hace llamar papá, llevaron allí lo que es su comprensión de los problemas de las mujeres y de cómo se proponen luchar por la igualdad real, por la erradicación de la violencia doméstica y de género; el empoderamiento necesario de las mujeres para combatir la pobreza, el hambre, la discriminación, el abuso que es la desigualdad y hasta el futuro del planeta que habitamos.  La salud, la educación, las fuentes de trabajo, las leyes, las casas de acogida para mujeres abusadas, el aborto terapéutico, la orientación sexual, la paridad, la pandemia de la violencia, el presupuesto asignado al ministerio de la mujer, la penalización dura y ejemplarizadora  a los criminales vestidos de maridos, novios, amantes y concubinos, la tolerancia cero,  fueron cuestiones que se ventilaron en esa oportunidad irrepetible de la que algunos y algunas fuimos testigos de excepción.

Pero también fuimos testigos de cómo pierde un candidato el voto de una mujer consciente. Hipólito Mejía, perdió la única posibilidad conmigo de que lo hubiera ponderado.

EL VOTO DE LAS MUJERES TIENE QUE SER UN VOTO DESCARNADO, GUERRERO, INTERESADO, CONSCIENTE, DEMANDANTE Y SI ME SOFOCAN MUCHO POLITICAMENTE INCORRECTO. El juego no se termina hasta que está terminado. Las elecciones no tienen ganador hasta que éste no ha sido proclamado. Un voto es un voto aquí y dondequiera.

El mío es importante y el tuyo también….

© 212, Martha Rivera-Garrido

Anuncios

Acerca de marthariveragarrido

Escritora dominicana
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Así se pierde el voto de una mujer…..

  1. expresión de una dama altamente capacitada, muy intelectual y conocedora de lo que quiere,También muy fogosa en su lucha, así necesitamos que la mujer dominicana, se unan de corazón y alma, para organizarse como entes humanos, paralelamente al hombre que se cree que la mujer no está capacitada para defender sus derechos con acción y conocimiento de causa, Aplaudo a esta dama y la apoyo, no es con banderines ni palabrerías vanas es con hecho, y un Líder que se precie de bueno y capaz, No puede obviar a la mujer que quiere aportar a favor de los cambios que se necesitan hacer, Para el bienestar de nuestra sociedad dominicana,. Creo que si los otros candidatos dieron caras, Porqué el candidato que se perfila como posible ganador, no estaba presente en una actividad, como esa,Estas damas querían hablar y tener respuestas conscientes y gratificantes de los candidatos caciques, , No de os indiecitos.Don Hipólito, avispece que lo estoy promoviendo, Esperamos cosas buenas de su gobierno, Las mujeres quieren escucharlo a usted, no es a Leonel, Leonel se va y usted es el que viene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s